Imitación a la Vida: Madres, hijas y problemas raciales

Poster de Imitación a la Vida

Título original: Imitation of Life.
País: Estados Unidos.
Año: 1959.
Director: Douglas Sirk.
Guión: Eleanore Griffin, Allan Scott.
Intérpretes: 
Lana Turner, Annie Johnson, John Gavin, Terry Burnham, Karin Dicker, Sandra Dee, Susan Kohner, Robert Alda, Dan O’Herlihy, Ann Robinson, Troy Donahue.
Duración: 125 minutos.

Lora Meredith (Lana Turner) pierde a su hija Susie (Terry Burnham de niña, Sandra Dee de adolescente) en la neoyorkina playa de Coney Island, pero esta está a salvo jugando con la hija de Annie Johnson (Juanita Moore) bajo la atenta mirada de la mujer y la asistencia del fotógrafo Steve Archer (John Gavin). Annie y Sarah Jane (Karin Dicker de niña, Susan Kohner de mayor) no tienen adónde ir y Lora acaba dándoles espacio en su pequeño apartamento en Manhattan. La mujer es una aspirante a actriz que tras morir su marido decidió mudarse para tratar de hacer carrera pero apenas le salen trabajos; mientras que Annie es una mujer afroamericana que también se quedó viuda y decidió marcharse de alguno de los estados nada acogedores con los de su raza para buscar una vida mejor en el norte junto a su hija, de tez blanca. 

Fotograma de Imitación a la VidaAnnie y Lora enseguida traban una estrecha amistad, aunque la primera se comporta como la criada de la segunda y esta desde luego deja que se ocupe de todo, de manera bastante inconsciente porque quiere mucho a su hija, sí, pero el deseo de hacer carrera como actriz acaba estando por encima de todo aunque no quiera admitirlo. Así hará que su relación con Steve, a quienes tanto las dos mujeres como las dos niñas cogen un tremendo cariño, no prospere. Aunque bien es cierto que las aspiraciones de él para con ella son de que sea su esposa y ya, y eso no es lo que Lora quiere volver a vivir.

Menos mal que Annie y Lora se tienen la una a la otra porque con sus hijas no lo tienen fácil. En el caso de Annie siempre ha sido complicado porque Sarah Jane reniega de su raza y de su madre hiriéndola mucho a pesar de que le pida perdón siempre y ella se lo de porque es su hija y la quiere; y Susie no hace más que decepcionarse con las promesas al aire de su madre y acaba contando más con Annie para todo. Las cuatro forman una familia atípica pero como la familia también puede encontrarse, en el fondo haber coincidido casualmente y haberse quedado juntas hace que estas cuatro mujeres puedan sobreponerse a casi cualquier cosa.

“Imitación a la Vida” se basa en la novela “Imitation of Life” de Fannie Hurst que ya fue adaptada para la gran pantalla en 1934, siendo la que nos ocupa una versión bastante más libre. Es un drama con unas cuantas escenas desgarradoras, sobre todo la final, sobre la relación de madres e hijas que trata el tema racial de forma muy cruda a través de esa negación casi continua en la que vive el personaje de Sarah Jane respecto a quién es ella y el color de piel de su madre que se hace más profunda a raíz de lo que le sucede con el personaje que interpreta Troy Donahue brevemente, porque no se necesita ver nada más del tema, en realidad.

Juanita Moore y Susan Kohner en Imitación a la Vida

Tiene el film de Douglas Sirk su parte de romanticismo también a través de la figura de Steve Archer y quienes le ponen ojitos, algo que hace que también se masque la tragedia, y algún momento algo más cómico pero el drama prevalece ante todo mostrándonos a dos protagonistas de excepción, dos mujeres fuertes, más de lo que piensan, que tienen muy claros sus objetivos en la vida y que lucharán por conseguirlos aunque le les quede el corazón partido. 

Muy buen trabajo de Lana Turner y simplemente brillante el de Annie Johnson, nominada a Mejor Actriz Secundaria en los Oscar junto a Susan Kohner, quien siendo la coprotagonista de la cinta tuvo que ver su nombre muy adelantados los títulos de crédito y para una película que en parte hace una denuncia al problema racial resulta bastante irónico. 

Sandra Dee, Lana Turner y John Gavin en Imitación a la Vida

No es un dramón a pesar de que haya esas escenas desgarradoras que comentaba, que principalmente vienen de la mano de Annie y Sarah Jane, es un drama estupendamente realizado que se sigue con interés y con ganas de que las mujeres protagonistas salgan airosas en sus pretensiones. Dos muy buenos personajes femeninos reflejo de una época que podrían extrapolarse incluso a la actual y no parecer pasados de moda. Muy buena película.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .