Entrevista con Sandra Kogut, directora de “Tres Veranos”

El pasado viernes 6 de agosto llegó a los cines españoles la última película de la directora brasileña Sandra Kogut, “Tres Veranos” su tercer largometraje de ficción porque la realizadora también hace documentales y tiene varios cortos en su haber. Kogut nació en en 1965 en Río de Janeiro y desde que inició su trayectoria en su país en los años 80, no ha parado de crear utilizando técnicas innovadoras muchas veces y también ha sido profesora en universidades de Francia y Estados Unidos.

La realizadora ha contestado a mis preguntas sobre el filme a través del correo electrónico, por mediación de los encargados de prensa de la película en España, a quienes doy las gracias desde aquí.

¿Cómo surgió la idea para realizar la película?

Brasil estaba bajo una agitación política muy intensa y estábamos viendo una serie de grandes escándalos de corrupción por los que gente rica y poderosa estaba siendo arrestada. Todo el país seguía esas historias a través de los medios de comunicación casi como si fuera una telenovela. Era todo muy intenso y dramático. Quería hablar sobre esto, sobre este momento en la historia del país. Mientras seguía esas historias empecé a preguntarme “¿qué le pasa a las personas que orbitan alrededor de estos ricos y poderosos? ¿Quién depende de ellos?”. Porque estos personajes fueron a quienes no vimos nunca. Estaban en el fondo, eran extras o incluso estaban fuera de la pantalla. Quería hablar sobre ellos. Ver estas historias a través de sus ojos. La película es también un retrato del país antes de la legada al poder de la extrema derecha. Cuando ves la película ves que están todas las señales de lo que iba a llegar, pero nadie las estaba viendo realmente.

¿Cómo fue el proceso de casting? ¿Tenías a regina Casé en mente a la hora de crear el personaje de Madá? Creo que su interpretación es maravillosa.

¡Lo es! Es una actriz de un talento inmenso. Había trabajado con ella a lo largo de los años, tenemos una relación muy cercana. Hice un cortometraje con ella en 1995 llamado “Lá e Cá” (Aquí y Allí) y desde entonces le prometí hacer un largometraje. Pero en las películas que he hecho después no me ha parecido que tuviera un personaje que creyera que fuera para ella. Cuando empecé a escribir el personaje de Madá inmediatamente pensé en ella. Cuando elijo un actor siempre busco a personas que creo que tienen cosas en común con el personaje, afinidad. No creo en la composición mucho, me gusta trabajar en la zona gris en la que ves a una persona “siendo” un personaje. No significa que improvisarán, no me gusta la improvisación demasiado, la película está más escrita de lo que imaginarías, pero me gusta el hecho de que eso permite que sea más cercana a la vida.

Para mí la localización, esa casa grande, es otro personaje en la historia porque muestra dos mundos muy diferentes. ¿Fue difícil encontrarla?

La casa es un poco un símbolo de Brasil. De una forma todo el país cabe en esa casa. El hecho de que estuviéramos haciendo una película sobre algo que seguía pasando en el país ayudó en algunas cosas y dificultó otras. Había mucha gente adinerada que se encontró de repente en una situación financiera difícil, con sus bienes bloqueados, etcétera. Eso nos abrió casas a las que normalmente no habríamos tenido acceso. Por otra parte, tuvimos que dar muy poca información sobre la película porque nadie quería ser asociado a semejante historia. Hubo muchos momentos en los que vimos situaciones que estaban en el guión o que lo informaron. La escena del barco, por ejemplo, es algo que vi cuando estaba buscando localizaciones. Por supuesto, la gente no tenía ni idea sobre lo que iba la película.

La historia tiene un tono crítico hablando sobre algunos problemas serios como la corrupción, pero ¿es también el abandono de los mayores uno de ellos? Es bastante triste ver como el señor Lira es abandonado.

El señor Lira es el único personaje humanístico de la historia. Es profesor, le encantan los libros… Y ya no hay lugar para él en el mundo. A menudo me pregunto “¿por qué fue esa generación incapaz de transmitir esos valores a sus hijos? ¿Qué pasa con esos valores humanos?” El personaje del señor Lira está en los márgenes, en el fondo, al igual que Madá por diferentes razones. Ambos son márgenes opuestos pero también son marginales. Y de una forma, es también la muerte del proyecto humanístico la que los ha transformados en personas marginales que no pueden existir en un mundo neoliberal. Su encuentro es una de las partes más conmovedoras de la película para mí. Cuando se ven realmente el uno al otro e identifican puntos en común.

¿Cuánto tiempo se tardó en rodar la película y qué fue lo más duro del rodaje?

La rodamos rápidamente con muy poco dinero. Había un sentido de urgencia, por lo que todo el mundo se embarcó en el proyecto aún a sabiendas de que las condiciones no eran las ideales. Todo el rodaje nos llevó veinticuatro días. Cada película es en parte un pequeño milagro, ¡pero esta lo fue algo más! Estuvimos luchando contra todo tipo de adversidades. No teníamos dinero y… ¡Estábamos representando a una familia adinerada! Era una historia que tenía lugar en verano y rodamos en invierno, con frío y lluvia. Siempre me gusta transformar las dificultades en material de trabajo, pienso que siempre crean desafíos interesantes. Acabó por gustarme la lluvia y ajusté las escenas a ella. Fue mucho mejor que el cliché del verano. Y todo el mundo, el equipo y el reparto, creyó realmente en el proyecto. Hubo una energía fantástica en el plató.

¿Cuál es tu próximo proyecto?

Cuando empezamos a lanzar la película la gente alrededor del mundo no paraba de decirme “Quiero más veranos, ¡quiero inviernos! Quiero pasar más tiempo con esos personajes”. I me di cuenta de que también quería eso. Por lo que empecé a escribir otra película que se desarrolla desde esta. Realmente disfruto mirando al mundo a través de sus ojos. Las condiciones para hacer películas en Brasil ahora mismo son prácticamente inexistentes. El gobierno de extrema derecha abrió una guerra contra nosotros (y muchas otras cosas). Pero creo que encontraré la manera. Todos nos hemos convertido en pequeños Madás, luchando contra la adversidad con alegría y esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .