Presentación del libro ‘La Caja de Madera’ – ZINEBI 2021

De izquierda a derecha: Josean Fernández, director de la Filmoteca Vasca, junto a Carlos Gómez y Enrique Urbizu.

Tras la gala inaugural con la entrega del primer premio Mikeldi y la proyección de los cortometrajes vascos a concurso, el primer acto de la sesenta y tres edición del Festival de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao fue la presentación del libro «La Caja de Madera» escrito por Carlos Gómez y Enrique Urbizu, ambos profesores de la Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid, ECAM, siendo el segundo director de cine de cierto renombre y bilbaíno encantado de presentar la obra en su ciudad.

El libro es una de las primeras obras publicadas dentro de la colección Imprenta Dinámica que nace de la colaboración entre la propia escuela, DAMA (Derechos de Autor y Medios Audiovisuales) y Caimán Cuadernos de Cine y ofrece un recorrido por los principales elementos de la puesta en escena cinematográfica a través del análisis de trece películas, seis de ellas mudas y nueve en blanco y negro, de once directores porque sólo repiten dos nombres: Fritz Lang y David W. Griffith.

El libro nació con la intención de ser una herramienta para los estudiantes de cine y se fue componiendo a través de sus apuntes de clase y conversaciones que tuvieron. Pero ampliaron el espectro para dirigirlo a un grupo más amplio de lectores, ya que según contó Carlos Gómez la elección de las películas les ayudó a salirse del manual de cine ya que su idea es que «se entienda por qué el cineasta llegó a la solución de mostrar lo que muestra. Se habla de montaje, de sonido…». El docente añadió que la vocación última del libro es crear una forma de pensar en el lector a quien no le dan respuestas hechas y es que «no es la historia del lenguaje cinematográfico, tampoco decimos que las películas sean obras maestras sino que nos sirven para hablar del lenguaje a través de ellas».

Carlos Gómez en un momento de su intervención.

Gómez indicó que el lector que se acerque a «La Caja de Madera» debería ver las películas antes de leer sobre ellas. Dijo además que el pasado «nos ayuda a comprender el cine de hoy en día, que ha eclipsado al clásico». Sobre la parte del libro que más se transformó contó que fue la surgida de la experiencia de Enrique Urbizu como cineasta y que la convirtieron «en un glosario que da ideas al lector sobre el equipo artístico, el técnico o el color.

Enrique Urbizu, por su parte, explicó también que la idea era dejar una obra para los futuros estudiantes de cine. «Íbamos a hacer un libro y nos ha salido un ‘tochaco'», exclamó, «pero siempre con la ambición de que la obra permaneciera». Dijo Urbizu, además, que no hay muchos libros sobre la puesta en escena que es una de las grandes asignaturas pendientes en la educación audiovisual y algo que no es nada inocente sino que está llena de intencionalidad.

La conversación siguió con preguntas y reflexiones de los autores del libro, en la que el cineasta demostró no tener pelos en la lengua y decir lo que piensa, que siempre es algo digno de alabanza, para dar a los presentes una visión del presente audiovisual. El bilbaíno afirmó que en España no se ha invertido en cultura y puso de ejemplo a los franceses y a las películas que hace hablando de su historia y de personajes importantes en ella. «Todo lo que contribuya a impulsar la cultura es bueno», dijo.

Sobre el mercado contó que tiene ciclos, habiendo ahora uno muy largo de fragmentación ligereza y rapidez de los mensajes. «Si los chavales no leen mas que tuits, no van a aguantar determinadas cosas» exclamó antes de contar una anécdota sobre las tendencias de fragmentación ancladas por el mercado, y es que un productor le dijo en un despacho que «Todos los Hombres del Presidente» no podría hacerse ahora porque en ella «hablan mucho».

El cineasta bilbaíno Enrique Urbizu

Todo esto llevó a que surgieran las plataformas y las películas de Marvel en la conversación. A las primeras Enrique Urbizu las comparó con el antiguo sistema de estudios que rigió muchos años en Hollywood, y también indicó que con la última Ley Audiovisual aprobada en España hace unos años, el poder se lo están dando únicamente a dos cadenas privadas y a los grandes nombres en lo que a cineastas se refiere mientras que el resto de creadores tiene problemas. «A mayor acceso, menor conocimiento. Los alumnos tienen acceso a todo el cine pero acumulan y no ven nada. Cuando antes estrenaban una VOSE o reponían otra película, íbamos a verla corriendo. Ahora se ven las cosas fragmentadas, corriendo, sin tiempo… Llego a clase les pongo un fragmento y a la semana siguiente les pregunto si han visto la peli y dicen que no», contó.

Al hilo de esto Carlos Gómez añadió que los jóvenes «no ven una película de 3 horas pero si un maratón de 6 horas de una serie» explicando que «se obliga a consumir para ser parte de la conversación social». Sobre Marvel exclamó que la gente se pone a defender estas películas cuando dominan el mercado y que muchos se ofenden cuando se critican (caso recientes tras las palabras de Martin Scorsese o Dennis Villeneuve) y que por ello «hay q empezar a cambiar los términos de la conversación social y si las instituciones culturales no hacen nada, esto no mejora». Para el profesor hay un retroceso tanto en cine como en series y el cine comercial que le formó no es el que hay ahora. «Se dicen menos cosas sobre el mundo, el discurso no es interesante en el panorama más dominante. No toman muchos riesgos, el discurso del mundo en el que vivimos es cada vez más pobre».

Carlos Gómez y Enrique Urbizu en la presentación de «La Caja de Madera»

Mientras su compañero Urbizu añadió que la misma cultura popular está distribuida 50 años después. Defendió, asimismo, que todo es lícito en el cine. «Habrá películas magníficas en el cine de super héroes, pero no es lo mismo cine comercial que cine Marvel porque a veces se justifican cosas sin rigor». Dijo además que se aprende mucho viendo obras fallidas y que «el audiovisual afecta a todos, no a los estudiantes sólo», y puso como ejemplo la quema de libros de Tintín y Asterix en Canadá para en contraposición con el visionado por parte de muchos jóvenes de la serie «El Juego del Calamar». Sobre ello indicó que «alguien se equivoca von estas cosas. Hay que empujar a los jóvenes a que descubran lo que ha pasado antes de ellos. Darles llaves para que sigan solos» y para ellos enumeró posibilidades como el museo, el cine, la poesía, etcétera.

Para finalizar, hablando sobre el gusto, Enrique Urbizu dijo que «gusto tenemos todos, el criterio se basa en la experiencia. No todo el mundo tiene lo segundo», algo que en sus palabras se ensancha, crece y se somete a crisis, pero «el gusto… culo tenemos todos».

Una charla desde luego que se salió de una presentación al uso de un libro para dejarnos algunas reflexiones interesantes ya no sólo sobre cine, sino el mundo audiovisual en general.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.