2012

El pasado domingo día 19 se entregaron los premios Goya en Madrid. En las principales categorías ganaron:
Mejor Película: No Habrá Paz para los Malvados.
Mejor Director: Enrique Urbizu por “No Habrá Paz para los Malvados”.
Mejor Actor: José Coronado por “No Habrá Paz para los Malvados”.
Mejor Actriz: Elena Anaya por “La Piel que Habito”.
Mejor Actor de Reparto: Lluís Homar por “Eva”.
Mejor Actriz de Reparto: Ana Wagener por “La Voz Dormida”.
Mejor Dirección Novel: Kike Maíllo por “Eva”.
Mejor Actor Revelación: Jan Cornet por “La Piel que Habito”.
Mejor Actriz Revelación: María león por “La Voz Dormida”.
Mejor Guión Original: Enrique Urbizu y Michel Gaztambide por “No Habrá Paz para los Malvados”.
Mejor Guión Adaptado: Ángel de la Cruz, Ignacio Ferreras, Paco Roca y Rosanna Cecchini por “Arrugas”.
Mejor Música Original: Alberto Iglesias por “La Piel que Habito”.
Mejor Película de Animación: Arrugas.
Mejor Película Iberoamericana: Un Cuento Chino.
Mejor Película Europea: The Artist.

No iba a ver nada de los premios porque los Goya no suelen interesarme aunque acabé viendo hora y media de la ceremonia. Este año la presentó la humorista Eva Hache, que se estrenó en estas lides, que en lo que ví me gustó bastante. Estuvo graciosa y pinchó un par de veces en lo que visioné. No la esperaba ver cantando, la verdad, pero se defendió bastante bien. Claro que nunca me imaginé ver a Belén Rueda cantando tampoco… El número inicial tenía buena letra pero se hizo muy largo, hasta los diez minutos prácticamente no hubo el “buenas noches y bienvenidos a los Goya, no me extraña que la gala se haga tan larga si gastan minutos así.

Me gustó mucho también las partes de las películas con Eva Hache, cuando ponían escenas de los filmes nominados y ella estaba ahí dando réplica ya fuera con José Coronado o con María León e Inma Cuesta.

También me encantaron esos momentos de Cayetana Guillén-Cuervo dando consejos para los nominados aunque el primero, el de ser breve con los agradecimientos siguió a un discurso muy largo y fue algo muy irónico el momento escogido para ponerlo.

No me olvido de la salida de Silvia Abascal a entregar el primer premio, muy emotiva (solo hay que haber visto a Juanjo Artero todo emocionado en su butaca) porque no se la había visto desde que sufrió un ictus hace unos meses.

Sobre los ganadores… Solamente he visto una de las películas estaban nominadas en alguna categoría, “Maktub”, y esperaba que se llevara algo pero, no pudo ser. Igual que quería que Woody Allen ganara el Goya pero los académicos barren siempre para casa al final. O eso o el guión de Urbizu y Gaztambide es buenisimo, que no lo sé. En fin, los premios estaban muy cantados realmente, y no creo que hubiera ninguna sorpresa aunque sí es sorprendente que un filme de animación gane un premio a Mejor Guión Adaptado.

Pero, hay muchas cosas a mejorar, que luego dicen que los Oscar son un coñazo porque hasta interrumpen mucho para publicidad, pero pueden llegar a durar menos que estos premios nuestros. ¿Cuáles son esas cosas?

-Los discursos:

Se entiende que en el momento de gloria de cada uno se quiera aprovechar el poco tiempo para hablar que hay para dar las gracias a todos pero no se puede, hay que pensar en los demás nominados y en la gente que está viendo la gala. Dar las gracias a los auxiliares está muy bien, como hizo Lluís Homar, pero no se puede estar uno cinco minutos, o más, agradeciendo hasta al panadero. Lo bueno si breve dos veces bueno.

Los Presentadores:

¿Qué es eso de salir y no decir ni buenas noches? Unos presentadores tras otros es lo que hacían, salir, colocarse en los atriles y decir “Los nominados para tal premio son…”. Ni saludos, ni chistes, ni nada de nada. Menos mal que Leonor Watling al menos le dijo algo a Paco León que estaba radiante tras ver ganar a su hermana el Goya porque los demás que ví… Más tiesos imposible. No todos, es cierto que se salvaba alguno pero bien pocos.

Los atriles:

Eso de tener atriles a los lados del escenario está bien pero no para entregar un premio. En todo caso, los presentadores pueden hablar desde el atril y presentar las nominaciones pero a la hora de dar el premio debería haber un micrófono en el centro para que a premiado se le viera bien, no mandarle tras una esquina y taparle con el atril. Queda cutre.

Enfocar a los mismos una y otra vez:

Vale que a los nominados principales se les pone en las primeras filas pero enfocar siempre a los mismos es una falta de respeto para los demás. A lo mejor Melanie Griffith y Antonio Banderas tienen más glamour que otros pero esos otros tienen el mismo derecho a que se les pueda ver desde casa ¿o no?

El discurso presidencial:

Este es un momento de bajón absoluto en toda entrega de premios porque ¿a quién interesa el discurso del máximo mandatario de la Academia? A quien lo da y a unos cuantos pocos más. Lo de este año en los Goya con tres personas, presidente y vicepresidentas hablando, ha sido el colmo. No sé cuántos minutos fueron en total pero se hicieron eternos. Lo mismo exagero pero quince minutos hablando no se los quita nadie y encima queda muy feo eso de llevarse las hojas grapadas y pasarlas. Las reivindicaciones, los toques de atención y demás que las dejen para ellos, que de cara al espectador importan bien poco. Aunque bueno, también querrán sus minutos de gloria ¿no?