Poster de ¿Qué fue de Baby Jane?

Título original: What Ever Happened to Baby Jane?
País: 
Estados Unidos.
Año: 1962.
Director: Robert Aldrich.
Guión: Lukas Heller.
Reparto: Bette Davis, Joan Crawford, Victor Buono, Maidie Norman, Anna Lee, Barbara Merrill, Marjorie Bennett, Dave Willock, Ann Barton, Julie Allred, Gina Gillespie.
Duración: 130 minutos.

Baby Jane Hudson (Julie Allred de niña, Bette Davis de mayor) es una especie de Shirley Temple que en 1917 triunfa con sus números de baile y sus canciones, teniendo incluso muñecas hechas a su imagen y semejanza. Pero no deja de ser una niña, y por lo poco que vemos de rebelde carácter a la que su padre Ray (Dave Willock) presiona. El resto de la familia lo componen la madre Cora (Ann Barton) y la hermana mayor Blanche (Gina Gillespie de niña, Joan Crawford de mayor). A ninguna las tratan demasiado bien ni Ray ni Jane, por lo que Cora le hace prometer a Blanche que el día que ella sea el foco de atención trate a su hermana con la amabilidad que a ella le ha negado hasta su progenitor.

Joan Crawford y Bette Davis en ¿Qué fue de Baby Jane?

Años después, ambas hermanas ya entradas en años, comparten casa y Blanche está postrada en una silla de ruedas. Se menciona un accidente, algo que se nos muestra brevemente sin desvelarnos rostro alguno en los créditos iniciales, un coche estampado contra la verja de una casa. Un accidente que parece que fue culpa de Jane quien cuida de su hermana aunque su actitud no suele ser la mejor, como la asistenta Elvira (Maidie Norman) le intenta hacer ver a Blanche.

La culpa y la envidia corroen claramente a Jane que empieza a sembrar el pánico en el interior de su hermana, al mismo tiempo que contrata a un compositor, Edwin Flaff (Victor Buono), para tratar de regresar a la cima en la que un día estuvo. La locura la carcome también poco a poco.

Bette Davis en ¿Qué fue de Baby Jane?

“¿Qué fue de Baby Jane?” se basa en el libro del mismo título escrito por Henry Farrell y es un filme de terror con tintes dramáticos y de intriga. Bette Davis, nominada al Oscar por su interpretación, está inmensa como siempre porque era una grandísima intérprete y además da el miedo que tiene que dar con su personaje, y Joan Crawford está muy bien también logrando expresar mucho con su rostro sin decir nada en ciertas ocasiones. No hubo nominación para ella, pero sí para Victor Buono como Mejor Actor de Reparto por su breve interpretación, no lo entiendo, así como la cinematografía, el sonido y el vestuario de Norma Koch que sí se llevó la dorada estatuilla.

La banda sonora del filme acompaña muy bien de principio a fin lo que se nos muestra con composiciones más alegres en las escenas desarrolladas fuera de la casa de las hermanas Hudson, y más oscuras y tensas en el interior de la misma. La ambientación es soberbia, diría que hay un juego de luces y sombras. Luces, las de fuera de esa especie de casa de los horrores, las luces de la soleada California; sombras las del interior, una mansión oscura con recuerdos de una época pasada que persiguen a ambas protagonistas.

Bette Davis y Victor Buono en ¿Qué fue de Baby Jane?

Me ha gustado “¿Qué fue de Baby Jane?”, un filme bastante duro y dramático en los acontecimientos que presenta hasta su final, donde hay un giro tal vez no tan inesperado como cabía esperar pero que funciona a la perfección. Solo por el repertorio interpretativo, que no de cantante, de Bette Davis ya merece la pena verlo, pero es uno de esos clásicos que hay que ver.

Siempre he dicho que la única película de terror que me ha dado miedo es “Misery”, pero esta también se las trae no solo por lo que sucede o las caras de Bette Davis así como su malévola risa, sino también por esas secuencias tan bien pensadas sea para mostrarnos como Blanche está atrapada dando vueltas como una peonza con su silla de ruedas, plano cenital absolutamente maravilloso, las muñecas de Baby Jane o la apertura o no de las bandejas de la cena.

Muy recomendable.

Álex Angulo

La muerte no descansa, y si ayer informaba de la de James Garner, hoy tengo que hacerlo de la de un paisano, el actor vizcaíno Álex Angulo que perdió la vida ayer por la tarde en un accidente de coche en La Rioja a los 61 años de edad cuando, al parecer, se dirigía a un rodaje. Los bomberos tuvieron que sacar su cuerpo del amasijo de hierros en los que se convirtió su coche, la foto impresiona mucho, y se están investigando las causas del accidente.

Aunque para mí Álex Angulo siempre estará asociado a su personaje de Blas en la serie “Periodistas”, creo que le hace más justicia este pequeño homenaje en mi blog de cine porque al fin y al cabo se dio a conocer para el gran público en ese medio.

Participó en la ópera prima de Álex de la Iglesia, otro paisano, “Acción Mutante” en 1993 aunque mayor fue el bombazo de “El Día de la Bestia” dos años más tarde, del mismo director en el que Álex Angulo hizo un papel protagonista muy relevante por el que además fue nominado al premio Goya al Mejor Actor. No fue su única nominación a los premios del cine español, ya que años pocos años después fue nominado como Mejor Actor Secundario por sus papeles en “Muertos de Risa”, también de Álex de la Iglesia, y en “El Gran Vázquez”.

En su filmografía para la gran pantalla se pueden destacar también títulos como “Hola, ¿estás sola?”, “Así en el Cielo Como en la Tierra”, “Los Años Bárbaros”, “El Laberinto del Fauno” o “Zipi y Zape y el Club de la Canica”. Su último largometraje es de este mismo año, “A Escondidas”, aún sin estrenar.

Pero comentaba lo de su faceta televisiva. Además dela citada “Periodistas”, la más longeva de todas en las que Álex Angulo participó, apareció en “Villarriba y Villabajo”, “Aquí no hay Quien Viva”, “Hermanos y Detectives”, “14 de abril. La República” por la que le otorgaron el premio al Mejor actor de Reparto sus compañeros de la Unión de Actores, y “Gran Reserva. El Origen”.

Un par de veces me encontré a Álex Angulo en Bilbao. La primera hace unos cuantos años en la entrega de unos premios donde aproveché la oportunidad para sacarme una fotografía con él, y la segunda no hace muchos meses en un bar de la ciudad. Siempre me pareció un hombre simpático, también era buen actor. Que en paz descanse.

Imagen: Joan Vidal

James Garner

Ayer falleció uno de los grandes, uno de los más guapos de su época también, James Garner a los 86 años de edad. De nombre real James Scott Bumgarner, nació en el estado de Oklahoma en el año 1928. Antes de ser actor se enroló en la Marina Mercante, fue a la Guerra de Corea donde ganó el Corazón Púrpura y trabajó en el negocio de alfombras de su padre en Los Ángeles donde en el año 1956 inició su andadura como actor en el episodio “Explosión” (Explosion) de la serie Warner Brothers Presents (Warner Brothers Presenta). Su primer largometraje fue ese mismo año, “Al Borde del Infierno” (Toward the Unknown) de Mervyn Leroy.

Hasta su último trabajo en 2010, James Garner compaginó la televisión y el cine. En la pequeña pantalla fue el protagonista de series tan populares en su tiempo como “Maverick” y “Los Casos de Rockford” (The Rockford Files), aunque también se le pudo ver en “Bret Maverick”, “Man of the People” y años después en “Chicago Hope”, “God, the Devil and Bob” o “No Con mis Hijas” (8 Simple Rules… for Dating My Teenage Daughter).

En la gran pantalla, particularmente siempre le recordaré por un gran clásico, “La Gran Evasión” (The Great Escape), ese filme con un impresionante reparto. Pero hizo mucho más como “La Americanización de “Emily” (The Americanization of Emily), el primero de sus tres filmes con Julie Andrews, siendo el segundo la fantástica “¿Víctor o Victoria? (Victor, Victoria). También “Grand Prix”, “Marlowe, Detective muy Privado” (Marlow), “Asesinato en Beverly Hills” (Sunset), “El Romance de Murphy” (Murphy’s Romance) por la que consiguió su única nominación al Oscar, y “Maverick”.

En años más “recientes” protagonizó “Space Cowboys”, “Clan Ya-Ya” (Divine Secrets of the Ya-Ya Sisterhood), “El Diario de Noa” (The Notebook) y “El Último Regalo” (The Ultimate Gift), su última película.

Era muy alto, muy guapo y buen actor. Van quedando menos actores y actrices de una época, James Garner era uno de ellos. Descanse en paz.

Poster de Sin City

Título original: Sin City.
País: 
Estados Unidos.
Año: 2005.
Director: Frank Miller, Robert Rodríguez, Quentin Tarantino.
Guión: Frank Miller.
Reparto: Bruce Willis, Mickey Rourke, Clive Owen, Jaime King, Jessica Alba, Benicio Del Toro, Brittany Murphy, Rosario Dawson, Carla Gugino, Elijah Wood, Ruther Hauer, Devon Aoki, Powers Boothe, Alexis Bledel, Josh Hartnett, Michael Clarke Duncan, Michael Madsen, Jude Ciccolella.
Duración: 124 minutos.

Basin City es la ciudad del pecado en la que el senador Roark (Powers Boothe) tiene a todos bajo su influencia y su familia queda impune ante cualquier acto criminal, las prostitutas son de armas tomar en el área que controlan y matones como Marv (Mickey Rourke) hacen de las suyas intentando poner algo de orden.

El policía a punto de retirarse John Hartigan (Bruce Willis) trata de rescatar a una niña de las manos de uno de los psicópatas de la familia Roark donde ninguno es trigo limpio; Marv es acusado del asesinato de una prostituta de nombre Goldie (Jaime King) acabará ayudando a su hermana Wendy (Jaime King también) para vengarse de quienes mataron en realidad a su querida Goldie.

Bruce Willis y Michael Madsen en Sin City

Por su parte, otro matón con cara nueva además, Dwight (Clive Owen) persigue al nuevo novio de su novia Shellie (Brittany Murphy), un tipo llamado Jackie Boy (Benicio Del Toro) que no resulta ser quien parecía y que se mete en mal terreno, el de las prostitutas lideradas por Gail (Rosario Dawson) donde a Miho (Devon Aoki) no le gusta dejar títere con cabeza. Tres historias para tres tipos duros en las que la familia Roark por h o por b tienen mucho que ver en lo que sucede.

La primera vez que la novela gráfica “Sin City” vio la luz fue en 1991, y la andadura de la creación de Frank Miller duró hasta el año 2000. A un mes de que se estrene la secuela en Estados Unidos, he revisionado esta cinta que me gustó hace nueve años y que ahora me ha seguido pareciendo una buena película.

“Sin City” es la novela gráfica hecha imagen real, con estética de comic por todos los costados como no podía ser de otra manera y con un extraordinario uso de la mezcla entre el blanco y negro y el color. Exagerada en su violencia como cualquier película de Tarantino, aquí director invitado, Robert Rodríguez se luce en el montaje de la historia. Los efectos visuales son buenos también.

Fotograma de Sin City

No es la primera vez que digo que no soy aficionada ni a los comics ni a las novelas gráficas, pero siéndolo o no siéndolo creo que “Sin City” es una película apta para cualquiera que quiera ver un filme muy bien hecho y original en su forma de mostrar lo que narra. Quienes hayan seguido la obra de Miller podrán opinar sobre si es fiel a sus novelas o no.

Recomendable.

Poster de Atando Cabos

Título original: The Shipping News.
País: 
Estados Unidos.
Año: 2001.
Director: Lasse Hallström.
Guión: Robert Nelson Jacobs.
Reparto: Kevin Spacey, Judi Dench, Julianne Moore, Alyssa Gainer, Kaitlyn Gainer, Lauren Gainer, Gordon Pinset, Rhys Ifans, Pete Postlethwaite, Jack Buggit, Jason Behr, Cate Blanchett.
Duración: 111 minutos.

Quoyle (Kevin Spacey) conoce un día a Petal (Cate Blanchett) y tras acostarse con ella le dice que la quiere. A pesar de que a ella parece importarle más bien poco, se casan y tienen una niña a la que llaman Bunny (Alyssa, Kaitlyn y Lauren Gainer). Pero su relación empeora poco a poco aunque Quoyle siga enamorado de quien no le corresponde, desaparece de vez en cuando y le engaña día sí y día también con otros hombres.

Un día Petal se va con Bunny justo cuando los padres de Quoyle mueren y aparece su tía Agnis (Judi Dench). Petal queda fuera de la ecuación y Quoyle destrozado accede a marcharse con Agnis y su hija a Terranova, la tierra que vio nacer a la familia Quoyle.

Kevin Spacey y Judi Dench en Atando Cabos

Allí este entintador de pocas luces y nada de amor propio logrará un trabajo en el periódico local de la isla en la que acaban encargándose de las noticias navales, poniendo más creatividad de la que había en el diario. Pero sobre todo iniciará una nueva vida con su hija, descubriendo el pasado familiar, y poco a poco dejando a un lado sus recuerdos con nuevas amistades, en especial la de Wavey Prowse (Julianne Moore), la encargada del colegio del lugar.

“Atando Cabos” se basa en la novela ganadora del Pulitzer y del Premio Nacional de Literatura “The Shipping News” escrita por E.Annie Proulx en 1993. Es una historia amable que principalmente trata sobre el intento de buscar la felicidad iniciando una nueva vida lejos de lo que se conoce.

Kevin Spacey y Kaitlyn Gainier en Atando Cabos

El camaleónico Kevin Spacey hace una buena interpretación aunque su personaje a veces se pase de tonto y no siempre funcione esa actitud con el resto de lo que vemos de él. Fantástica fotografía y muy buena banda sonora para esta película en la que el paisaje es un protagonista más.

No está nada mal este drama para pasar un agradable rato, aunque lo de la historia familiar no me encaja demasiado bien tal vez porque creo que se queda bastante coja y tampoco es que sea relevante. Recomendable.

Poster de Take Shelter

Título original: Take Shelter.
País: 
Estados Unidos.
Año: 2011.
Director: Jeff Nichols.
Guión: Jeff Nichols.
Reparto: Michael Shannon, Jessica Chastain, Tova Stewart, Shea Whigham, Katy Mixon, Ron Kennard, Heather Caldwell, LisaGay Hamilton, Kathy Baker.
Duración: 121 minutos.

Curtis (Michael Shannon) empieza, de la noche a la mañana, a tener pesadillas y alucinaciones. Sueña, por ejemplo, que su perro Red le muerde el brazo o que yendo en coche con su hija Hannah (Tova Stewart) unos hombres se la llevan y le hacen daño a él. También ve lo que parece que nadie más ve, cómo los pájaros se mueven de manera extraña en el cielo.

No le dice nada a su mujer Samantha (Jessica Chastain), y va a ver a un médico para que le recete algo y a su madre Sarah (Kathy Baker), esquizofrénica desde los treinta para que le cuente cómo empezó su enfermedad y es que Curtis piensa que eso es lo que puede tener.

Michael Shannon y Tova Stewart en Take Shelter

Su comportamiento y sus pesadillas van de mal en peor y lo arriesgará todo, su trabajo, sus amistades, el implante que espera su hija sorda y hasta su matrimonio cuando se ponga a construir un refugio para la tormenta que cree que está a punto de llegar.

El segundo filme de Jeff Nichols, segundo también con su muso Michael Shannon, “Take Shelter” recibió numerosos premios y nominaciones y fue alabado por la crítica. Lo mejor, desde luego, está en la interpretación de su protagonista absoluto ya que Shannon aparece en el 99% de las escenas de la película, porque a mí particularmente la película me ha parecido tirando a mala.

Ni intriga, ni terror como la sinopsis oficial me dio que pensar es lo que he encontrado en “Take Shelter”, sino un drama en el que un hombre empieza a tener esas alucinaciones y pesadillas de las que hablaba sin saber por qué y sin que al final nosotros, los espectadores, tampoco lo sepamos. Ni tan siquiera da la sensación de lo que parece que quieren hacernos creer, que todo el mundo piense que Curtis está loco como él mismo dice. Paranóico en todo caso se le puede ver pero más no.

Michael Shannon, Jessica Chastain y Tova Stewart en Take Shelter

No, a mí no me ha gustado y no perdería el tiempo de nuevo con ella, de hecho el fast forward del mando funcionó bastante bien para que llegara al final. Un final que al menos cierra bien la narración aunque te de la sensación de que tanto rollo para eso que sucede.

Poster de Arsénico por Compasión

Título original: Arsenic and Old Lace.
País: 
Estados Unidos.
Año: 1944.
Director: Frank Capra.
Guión: Julius J. Epstein, Philip G. Eipstein.
Reparto: Cary Grant, Josephine Hull, Jean Adair, John Alexander, Priscilla Lane, Raymond Massey, Peter Lorre, Jack Carson, Grant Mitchell, Garry Owen.
Duración: 118 minutos.

El crítico teatral y escritor de novelas contra el matrimonio, la primera ironía del filme, Mortimer Brewster (Cary Grant) se casa con Elaine Harper (Priscilla Lane). Antes de irse de luna de miel, ambos van a la calle en la que se conocieron a contárselo a las tías de él y al padre de ella, que son vecinos, pero su noche de bodas resulta ser de todo menos convencional.

Mortimer descubre un cadáver escondido en casa de sus tías Abby (Josephine Hull) y Martha (Jean Adair), a quien todos los del barrio neoyorkino en el que viven las tienen por caritativas y simpáticas, y enseguida piensa que su hermano Teddy (John Alexander), quien no está nada bien de la azotea y se cree el presidente Teddy Roosevelt, es el culpable de tal acto. Pero sus tías le confiesas, sin perder la sonrisa, que las culpables son ellas porque por compasión se dedican a administrar una mezcla de arsénico y otros venenos a personas que están solas. No cuesta imaginar que el cartel de su jardín en el que anuncian una habitación de alquiler les viene como anillo al dedo para su propósito.

Josephine Hull, Jean Adair y Cary Grant en "Arsénico por Compasión"

Mortimer no sabe qué hacer más allá de querer internar a Teddy, a quien sus tías han metido en el ajo sin saber él lo que hace exactamente, y de ocultárselo a Elaine a quien deja muy de lado. Pero cuando el psicópata de su hermano Jonathan (Raymond Massey) aparezca con un tal doctor Einstein (Peter Lorre) y con la cara de Boris Karloff en la casa, todo se complicará aún más hasta tal extremo que Mortimer acaba pensando que si todos los de su familia están locos tal vez él también lo esté.

“Arsénico por Compasión” se basa en la obra teatral “Arsenic and Old Lace” de Joseph Kesselring y no hace falta leer ese dato para darse cuenta que incluso la forma en la que está hecha es muy teatral. Cary Grant, aunque histérico en ocasiones, hace una interpretación muy divertida aunque todo el reparto cumple.

El guión es realmente bueno haciendo que el filme vaya de la comedia negra al género de intriga y vuelva a la primera. Hay conversaciones para enmarcar llenas de ironía y situaciones que no solo sacan la sonrisa sino la risa también a lo largo de las casi dos horas de metraje de la película. Incluso hay un gazapo, la IMDB me lo ha confirmado, salvado muy bien por Cary Grant sin que quede ridículo.

Fotograma de Arsénico por Compasión

El final de la película me hizo recordar a la fantástica “Con Faldas y a lo Loco” (Some Like it Hot) por la frase que suelta el paciente taxista (Garry Owen) y su reacción. Por ponerle un pero, creo que la frase recurrente de Teddy se hace cansina porque una o dos veces puede funcionar pero no tantas.

Muy recomendable clásico.