Poster de Ice Age 4

Título original: Ice Age 4: Continental Drift.
País: 
Estados Unidos.
Año: 2012.
Director: Steve Martino, Michael Thurmeier.
Guión: Michael Berg, Jason Fuchs.
Reparto: Ray Romano, John Leguizamo, Denis Leary, Queen Latifah, Keke Palmer, Jennifer López, Wanda Sykes, Josh Gad, Sean William Scott, Josh Peck, Chris Wedge, Peter Dinklage, Simon Pegg, Nick Frost, Nicki Minaj, Rebel Wilson.
Duración: 88 minutos.

Scrat la lía más que nunca al comienzo y una gran pared se convierte en la amenaza delos protagonistas que ven cómo la tierra donde viven se empieza a resquebrajar. Tras discutir con su padre Manny, Peaches se queda aislada con su madre Ellie y otros animales en ese lugar, mientras que el gran mamut, Diego, Sid y su abuela, qué gran fichaje, se alejan más y más en un bloque de hielo.

Manny y Ellie en Ice Age 4

Manny promete a su familia que irá a por ellos pero la cosa se tuerce porque no saben dónde están ni cómo volver a casa, o a lo que quede de ella, y porque se encuentran con un gran iceberg pirata capitaneado por un orangután con muy malas pulgas que clamará venganza cuando sus presas se escapen.

Y mientras Scrat con su mapa-cáscara busca una isla con forma de bellota, los héroes de la historia se enfrentan a los piratas mientras hacen nuevos aliados y tratan de regresar con los suyos que para algo los unos cubren las espaldas a los otros y se consideran una manada.

Es entretenida “Ice Age 4: La Formación de los Continentes” a pesar de no tener el mejor de los guiones de la saga, al fin y al cabo vuelve a contarnos una historia de aventuras protagonizada por diferentes animales que tienen que superar un problema tras otro para lograr su objetivo. Se agradece, además, que lo que parece al principio no sea por donde va la historia porque por un momento parece que iba a ser una trama paternalista con Peaches en el centro de todo.

Fotograma de Ice Age 4

La animación está muy bien y los planos que se hacen en diversos momentos a lo largo del metraje también ya que son poco propios de este tipo de filmes. Recomendable para mayores y pequeños.

Poster de Eternamente Joven

Título original: Forever Young.
País: 
Estados Unidos.
Año: 1992.
Director: Steve Miner.
Guión: J.J. Abrams.
Reparto: Mel Gibson, Elijah Wood, Jamie Lee Curtis, Robert Hy Gorman, Isabel Glasser, George Wendt, Nicolas Surovy, David Marshall Grant, Joe Morton, Millie Slavin.
Duración: 102 minutos.

En 1939 el capitán Daniel McCormick (Mel Gibson), piloto de pruebas, se despide de su novia Helen (Isabel Glasser) sin pedirle lo que quiere, el matrimonio. Ella es atropellado por un coche y se queda en coma y como los médicos no son nada optimistas, Daniel acaba pidiéndole a su mejor amigo Harry Finley (George Wendt) que le meta en la máquina que ha inventado que es capaz de congelar un pollo y que reviva después. Lo que se llama criogenizar, vaya.

Fotograma de Eternamente Joven

Cuando años después, 1992, Nat Cooper (Elijah Wood) y su amigo Felix (Robert Hy Gorman) descubren la máquina y esta se abre descubriendo ambos a Daniel, que se queda con la cazadora de Nat por culpa de un acto reflejo, van a casa del primero a contarle a su madre, Claire (Jamie Lee Curtis), lo del hombre congelado, claro que ella no se traga la historia.

Daniel va a contar su historia a los militares pero le toman por loco y acaba pidiendo ayuda a Nat y a Felix, lo que acabará involucrando a Claire en la búsqueda de Harry Finley. Al final Daniel acabará descubriendo por qué acabó en un almacén sin vigilancia alguna y que tal vez esté buscando a la persona equivocada, así como que su aspecto juvenil no va a durar eternamente.

Al leer Jeffrey Abrams en los títulos de crédito no caes en la cuenta pero sí, “Eternamente Joven” fue el tercer guión de J.J. Abrams para la gran pantalla. Una historia algo original y bastante bonita con la que acabas sacando una sonrisa sí o sí.

Jamie Lee Curtis, Elijah Wood y Mel Gibson en Eternamente Joven

Buena fotografía tiene la película y una historia de amor y también otra de amistad. No pasará a la historia por ser un peliculón pero desde luego que se deja ver y es un filme de esos a los que se les califica como amables en el que sí que se podría haber explotado un poco más el tema de las diferencias de una y otra época.

Poster de Memorias de África

Título original: Out of Africa.
País: 
Estados Unidos.
Año: 1985.
Director: Sydney Pollack.
Guión: Kurt Luedtke.
Reparto: Meryl Streep, Robert Redford, Klaus Maria Brandauer, Malick Bowens, Michael Kitchen, Joseph Thiaka, Stephen Kinyanjui, Shane Rimmer, Michael Gough, Suzanna Hamilton, Rachel Kempson, Graham Crowden, Leslie Phillips.
Duración: 155 minutos.

Dinamarca, 1913. Karen Blixen (Meryl Streep) tiene un amante y un mejor amigo. Ambos son hermanos y como su amante acaba pasando de ella, le pregunta a su mejor amigo, Bror (Klaus Maria Brandauer) que por qué no se casan y se marchan lejos de allí. Su matrimonio se celebra nada más poner ella un pié en Kenia, donde se convierte en baronesa y en dueña y señora de una granja que ella creía que iba a ser para la producción de leche pero que Bror decide por su cuenta que sea para producir café a pesar de que nadie ha conseguido cosechas en un lugar a tanta altura.

Klaus Maria Brandauer y Meryl Streep en Memorias de África

Es un matrimonio de conveniencia total ya que por mucho que se lleven bien, Bror es un mujeriego empedernido y desatiende a su mujer a la mínima marchándose largas temporadas a cazar, según dice. Así que con ayuda del capataz Belknap (Shane Rimmer) y de sus trabajadores de la tribu kikuyu, Karen toma las riendas del lugar esperando que el dinero invertido por su familia dé beneficios, siempre contando con quien se acaba haciendo su amigo más fiel, Farah (Malick Bowens), una especie de mayordomo.

Conocidas las correrías de Bror, Karen fija sus ojos primero en un comerciante llamado Berkeley (Michael Kitchen) pero después lo acabará haciendo en el amigo de éste, Denys Finch Hatton (Robert Redford) con el que acabará viviendo una historia de amor durante años a pesar de las diferencias entre ambos, sobre todo a lo que el modo de vida se refiere.

“Memorias de África” es la historia de lo que le sucedió a la escritora danesa Karen Blixen en Kenia y se basa en su libro de memorias “Lejos de África” (Out of Africa), escrito bajo el seudónimo de Isak Dinesen, así como en otros dos libros escritos por Judith Thurman y Errol Trzebinski.

Malick Bowens y Meryl Streep en Memorias de África

Tenía una imagen totalmente equivocada de este filme. Creo que siempre lo han vendido como una historia de amor de esas que ya se presuponen empalagosas desde el principio y, eso es precisamente lo que no es “Memorias de África”. Es la historia de una mujer muy echada hacia delante que busca empezar una vida desde cero y que aún no eligiendo al compañero adecuado para ello, y sabiéndolo de antemano, se hace cargo de una granja en un país desconocido y en un mundo de hombres.

Se muestran en la historia esas diferencias culturales, el machismo de la época también en diferentes aspectos, pero también se nos narran las ganas de la protagonista de que el hombre que la quiera se quede con ella. Hay amor, sí, pero lo justo y necesario; porque cuando terminé de visionar la película pensé que había visto una muy buena de aventuras. Hay varios géneros en “Memorias de África” y por derecho propio creo que el de aventuras hay que mencionarlo. También se muestran problemas de la época como la Primera Guerra Mundial o la crisis económica.

Meryl Streep está fantástica en su papel, teniendo además la dificultad de transformar su acento estadounidense por el danés y hay que destacar también a Klaus Maria Brandauer y al propio Malick Bowens que pusieron mucho en el papel que les tocó interpretar. Un muy buen guión, una más que reconocible banda sonora obra de John Barry y una soberbia fotografía hacen de “Memorias de África” una muy buena película, disfrutable de principio a fin.

Robert Redford en Memorias de Africa

El filme de Sydney Pollack se llevó siete Oscar de once nominaciones incluyendo los de Mejor Película, Mejor Guión Adaptado, Mejor Cinematografía, Mejor Director y Mejor Banda Sonora. Por ponerle un pero, hablando del machismo que se observa en el filme, también fuera de él ya que el primer nombre que aparece en los créditos es el de Robert Redford que seguramente cobró mucho más que Meryl Streep siendo ella la protagonista absoluta y saliendo él unos 45 minutos en todo el metraje. Una injusticia en toda regla.

Créditos aparte, “Memorias de África” es una película digna de descubrir y de tener esa rabia después por no haberla disfrutado antes por puro prejuicio e imágenes engañosas. Muy recomendable.

Poster de Pero... ¿Quién Mató a Harry?

Título original: The Trouble with Harry.
País: 
Estados Unidos.
Año: 1955.
Director: Alfred Hitchcock.
Guión: John Michael Hayes.
Reparto: Edmund Gwenn, John Forsythe, Mildred Natwick, Shirley MacLaine, Mildred Dunnock, Royal Dano, Jerry Mathers, Dwight Marfield, Parker Fennelly, Barry Macollum.
Duración: 99 minutos.

El capitán Albert Wiles (Edmund Gwenn) va a cazar conejos a la colina del pequeño pueblo en el que vive y de repente se encuentra con el cadáver de un hombre que tiene una herida sangrante en la cabeza. Deduce enseguida que uno de sus tres tiros ha tenido que darle por accidente y se dispone a esconder el cuerpo cuando es interrumpido por diferentes personas: el pintor Sam Marlowe (John Forsythe), el pequeño Arnie Rogers (Jerry Mathers) y su madre Jennifer (Shirley MacLaine), el doctor Greenbow (Parker Fennelly), un vagabundo (Barry Macollum) y la señora Ivy Gravely (Mildred Natwick).

Fotograma de Pero... ¿Quién Mató a Harry?

Al final acabará contándole a Sam lo que ocurrió cuando pilla a este haciendo un dibujo del difunto y juntos lo entierran. Pero Sam empezará a indagar y al final se descubre que tanto Jennifer como la señora Gravely tuvieron un altercado con él. El cadáver se enterrará y desenterrará varias veces y al final el ayudante del sheriff Calvin Wiggs (Royal Dano) acabará sospechando. Pero ¿quién demonios mató a Harry?

Basada en la novela de Jack Trevor Story, “Pero… ¿Quién Mató a Harry?” es una comedia con un toque de intriga porque varias son las hipótesis que sus personajes barajan acerca de la muerte de Harry, un tipo al que solo le vemos la cara por medio del dibujo de Marlowe. Resulta entretenida sobre todo en su segunda mitad cuando los cuatro personajes principales interactúan juntos y se suceden las situaciones cómicas a cuenta del cadáver.

Reparto de Pero... ¿Quién Mató a Harry?

El filme tiene buena fotografía y se deja ver con la curiosidad además de que fue el primer largometraje que realizó Shirley MacLaine y un film que supone una rareza dentro de la filmografía de Alfred Hitchcock, a pesar de que cuenta con la teatralidad a la hora de mostrarnos la historia de otras de sus obras. Entretenido.

Richard Attenboroug

© Rex Features / Geoffrey Swaine

El pasado domingo falleció en Inglaterra Lord Richard Attenborough a los 90 años de edad. Director y actor, para los de una generación seguro que siempre recordaremos a Attenborough como el John Hammond de “Parque Jurásico” y su mítica frase “Welcome to Jurassic Park” (Bienvenidos a Parque Jurásico), papel que repitió en la secuela del filme “El Mundo Perdido” (Jurassic Park: The Lost World).

Hombre de teatro y de cine, principalmente, su carrera comenzó precisamente en los escenarios dando el salto al cine en el año 1942 en “Sangre, Sudor y Lágrimas” (In Which We Serve). En la década de los cuarenta hizo bastantes películas pero en 1952 regresó al teatro para, junto a su mujer, ser parte del reparto original de la obra más longeva de la historia, “La Ratonera” (The Mousetrap) de Agatha Christie.

La década de los cincuenta también fue muy prolífica para Richard Attenborough en la gran pantalla, y no menos la de los sesenta con títulos como “Objetivo: Banco de Inglaterra” (The League of Gentlemen), “La Gran Evasión” (The Great Escape), “El Vuelo del Fénix” (The Flight of the Phoenix) o “El Yang-Tsé en Llamas” (The Sand Pebbles). En esa década dirigió el primero de sus doce largometrajes, “¡Oh, qué Guerra tan Bonita!” (Oh! What a Lovely War).

En los años setenta apareció en películas como “Diez Negritos” (Ein Unbekannter rechnet ab) y “Culpable sin Rostro” (Conduct Unbecoming), dirigiendo también tres filmes más. Tras aparecer en 1979 en “El Factor Humano” (The Human Factor) Richard Attenborough decidió retirarse de la interpretación para centrarse en su faceta como director. Así en la década de los 80 se hizo cargo de “Ghandi2, película por la que obtuvo el Oscar al Mejor Director, así como el Globo de Oro y el Bafta; “A Chorus Line”, y “Grita Libertad” (Cry Freedom).

En 1992 le tocó dirigir “Chaplin”, año en el que Steven Spielberg le llamó para pedirle que diera vida a su John Hammond en la citada “Parque Jurásico”, a lo que el señor Attenborough accedió porque siempre prensó que a pesar de que a “Ghandi” le dieran el Oscar, “E.T.” se lo merecía más.

A partir de entonces, aunque dirigió cuatro filmes más, el último en 2007, Richard Attenborough regresó a la interpretación dejando títulos como “Milagro en la Ciudad” (Miracle on 34th Street), “Hamlet”, “Elizabeth” o “Puckoon”, siendo su último trabajo en 2004 poniendo una de las voces en “Tres en el Camino”, según cuenta IMDB.

Descanse en paz.

Poster de Ice Age 3

Título original: Ice Age: Dawn of the Dinosaurs.
País: 
Estados Unidos.
Año: 2009.
Director: Carlos Saldanha.
Guión: Peter Ackerman, Michael Berg, Yoni Brenner, Mike Reiss.
Reparto: Ray Romano, John Leguizamo, Queen Latifah, Denis Leary, Simon Pegg, Josh Peck, Sean William Scott, Kristen Wiig, Clea Lewis, Bill Hader, Jane Lynch, Chris Wedge.
Duración: 94 minutos.

Manny y Ellie van a ser padres y Sid está emocionado de que su familia aumente, aunque también quiere una propia, mientras Diego decide marcharse del lado de sus amigos para buscar nuevas aventuras. Sid encuentra unos huevos al caer por un hueco en la masa de hielo y se los lleva quedándoselos a pesar de las advertencias de Manny porque los huevos ya tienen una madre.

Bebés dinosaurio de Ice Age 3

De los huevos salen tres pequeños dinosaurios que siembran el caos donde viven los protagonistas. La madre de los pequeños va a buscarlos y se lleva también a Sid, es entonces cuando sus amigos deciden ir a buscarlo adentrándose en un mundo totalmente diferente al que conocen en el que habitan los dinosaurios. Su guía y ayuda en el lugar será una comadreja de nombre Buck a la que un dinosaurio de nombre Rudy quitó un ojo y que es quien pone en alerta a todos los demás saurios. Pero ¿cómo no enfrentarse a cualquier cosa para ayudar a Sid?

La tercera parte de “La Edad de Hielo” o “Ice Age” es una fantástica continuación a los dos predecesores filmes de la saga. Encontramos más de lo mismo pero con otro escenario más que propicio para las nuevas aventuras de los geniales personajes de la saga al que se une Buck, al que ya se le coge simpatía desde el primer momento.

Fotograma de Ice Age 3

La animación es muy buena y el guión de calidad, con cosas dirigidas claramente al público más adulto. “Ice Age 3″ es una película entrañable que ensalza valores sobre la amistad y la familia, que resulta muy divertida y más que recomendable tanto para niños como adultos.

No me olvido de la ardilla Scrat que esta vez no viene solo acompañada de su adorada bellota, sino de una ardilla hembra que se las hará pasar canutas y con la que protagonizará esos minicortometrajes, a lo largo de la película.

Lo dicho, muy recomendable.

Poster de La Costilla de Adán

Título original: Adam’s Rib.
País: 
Estados Unidos.
Año: 1949.
Director: George Cukor.
Guión: Ruth Gordon, Garson Kanin.
Reparto: Spencer Tracy, Katharine Hepburn, Judy Holliday, Tom Ewell, David Wayne, Jean Hagen, Eve March, Will Wright, Hope Emerson, Elizabeth Flournoy.
Duración: 101 minutos.

Doris Attinger (Judy Holliday) pilla a su marido Warren (Tom Ewell) con su amante Beryl Caighn (Jean Hagen) en el piso de esta y se lía a tiros con ellos. A pesar de no apuntar a ningún objetivo en concreto, hiere a su marido y se la detiene por intento de asesinato.

Cuando el matrimonio Bonner, Amanda (Katharine Hepburn) y Adam (Spencer Tracy), lee la noticia en el periódico, intercambian puntos de vista en el desayuno, ella como abogada y mujer y él como fiscal del distrito y hombre, sin llegar a un entendimiento. Su inofensiva conversación se tornará en una prueba para su más que bien avenido matrimonio cuando a Adam le den el caso y Amanda se presente como abogada de la acusada.

Spencer Tracy y Katharine Hepburn en La Costilla de Adán

A partir de ese momento se sucede una divertida batalla por la igualdad de sexos en clave de comedia aunque ya sabemos que en las guerras siempre hay vencedores y vencidos y no solamente el matrimonio de los protagonistas se resentirá, sino lo que el uno piensa de la otra y viceversa en cuestión de leyes.

“La Costilla de Adán” ni siquiera le hace falta chiste alguno para resultar divertida, porque desde el momento en que se ve a Doris Attinger mirar las instrucciones de su revólver, la sonrisa está más que asegurada hasta el final del largometraje.

Spencer Tracy, Judy Holliday y Katharine Hepburn en La Costilla de Adán

Muy bueno el guión, para mí adelantado a su tiempo por todo lo que plantea sobre la citada igualdad, brillantes y con muchísima química Katharine Hepburn y Spencer Tracy tanto dentro de plano como fuera de él, porque hay un par de momentos que parecen hechos para salvar la censura, y momentazos como algunas cosas que ocurren en el juicio, el vídeo casero sin más sonido que la narración de Kip Lurie (David Wayne), el vecino enamorado de Amanda a quien compone una pegadiza canción, o un final digno de recordar.

Muy entretenida, divertida y más que recomendable.