Cartel FANT 2014

Entre los días 9 y 16 de mayo se celebrará una nueva edición del Festival de Cine Fantástico de Bilbao, pero no será una edición cualquiera ya que FANT cumple nada más y nada menos que veinte años de existencia. En sus ocho jornadas se podrán ver alrededor de cuarenta largometrajes y cuarenta cortometrajes relacionados con el género fantástico, siendo algunos de ellos de la Sección Oficial.

El día 9 tendrá lugar la ceremonia de inauguración en el Teatro Campos Elíseos de la ciudad donde se proyectara “La Cueva”, la segunda película de Alfredo Montero que fue muy aclamada en el pasado estival de Cine de Málaga. La Sección Oficial arrancará el domingo día 11. En ella se proyectarán hasta el día 14 once largometrajes procedentes de Estados Unidos, España, Isreal, Corea del Sur o Alemania, así como un par de coproducciones entre Reino Unido y Australia y Canadá y Francia. Una de esas películas, “The Sacrament” será presentada en Bilbao por su director, el estadounidense Ti West y su actriz protagonista, Kate Lyn Sheil, conocida por su aparición en la serie “House of Cards”.

A concurso también irán los cortometrajes vascos y los participantes en la sección internacional, en los que el público podrá votar por su favorito.

Pero aparte de la Sección Oficial FANT también proyectará la sección Maestros del FANT en la que se podrá ver “El Jovencito Frankenstein” (Young Frankenstein), un ciclo de cine coreano y FANT Al Rescate en el que se proyectará “The Lords of Salem” de Rob Zombie y “Piel de Asno” (Peau d’âne).

También se proyectarán episodios de la serie británica “Misfits” así como otros filmes del género y habrá alguna masterclass que otra. Además, de la mano del canal digital y de cable Calle 13, se proyectarán algunos de los trabajos presentados al concurso #LittleSecretFilm, películas rodadas y distribuidas con unas normas específicas. Entre ellas se podrá ver el primer largometraje del director bilbaíno Borja Crespo, que estará presente para la ocasión.

Toda la información sobre el vigésimo Festival de Cine Fantástico de Bilbao así como la programación del mismo la podéis encontrar en su sitio oficial.

Poster de Demoliton Man

Título original: Demolition Man.
País: Estados Unidos.
Año: 1993.
Director: Marco Brambilla.
Guión: Peter M. Lenkov, Robert Reneau, Daniel Waters.
Reparto: Sylvester Stallone, Wesley Snipes, Sandra Bullock, Nigel Hawthorne, Benjamin Bratt, Bob Gunton, Glenn Shadix, Denis Leary, Bill Cobbs, Rob Schneider.
Duración: 115 minutos.

Al sargento de la policía de Los Ángeles John Spartan (Sylvester Stallone) lo sentencian a setenta años de congelación después de que el asesino al que buscaba, Simon Phoenix (Wesley Snipes), le acusara de haber volado el edificio en el que le capturó, que por algo a Spartan se le conocía por el nombre de Demolition Man.

Sylvester Stallone congelado en Demolition Man

A Phoenix también le congelan en el mismo lugar, una cárcel muy especial a la que mandan a peligrosos convictos a los que les introducen unos estímulos en el cerebro para su reforma. Es 1996 pero el calendario nos manda enseguida a 2032 cuando a Phoenix le despiertan para hacerle la vista de la condicional aunque él escapa siendo incluso más fuerte y listo que antes.

Los Ángeles se ha convertido en San Ángeles, una gran urbe en la que la policía apenas tiene trabajo. Allí, la teniente Lenina Huxley (Sandra Bullock) es fan del siglo XX habiendo guardado un montón de cosas de la época y es que en 2032 todo ha cambiado sobre todo desde el gran terremoto de 2010 cuando proclamaron salvador y alcalde-gobernador a el doctor Raymond Cocteau (Nigel Hawthorne), creador de la cárcel de congelación. ¿Qué hacer para atrapar a Phoenix? Descongelar a Spartan, que se convierte en compañero de Huxley para ir a por su presa, quien tiene órdenes sin saber por qué de eliminar a Edgar Friendly (Denis Leary) que vive bajo tierra con u grupo de personas y que asaltan camiones del único restaurante existente para poder subsistir ya que no están de acuerdo con la vida impuesta por Cocteau.

Sylvester Stallone y Sandra Bullock en Demolition Man

Las veces que habrán emitido “Demolition Man” en televisión desde los años noventa. Las veces que no la he visto en unos veinte años porque no me llamaba la atención, y los años que he estado equivocada sobre ella porque me ha gustado un montón.

“Demolition Man” tiene acción, tiene humor y tiene una crítica social más que evidente. El mundo que nos presenta es una distopía total en el que un gurú-salvador-dictador con buenos modales ha prohibido todo restaurante fuera del que aparece (no diré cuál porque hay un chiste al respecto), todo tocamiento entre las personas, toda droga y todo alimento que pueda ser nocivo para la salud, así como toda palabrota o insulto por suave que sea. Un tipo que quiere acabar con quienes no hacen daño a nadie solamente porque no quieren acatar sus normas aunque les haga malvivir y que se alía con la peor persona que se le ocurre.

Sylvester Stallone y Wesley Snipes en Demolition Man

Es un filme de acción desde el primer momento ya que se inicia con el primer enfrentamiento entre Spartan y Phoenix de los varios que hay a lo largo del metraje. Pero también tiene mucha parte de comedia a pesar de algunas frases estúpidas hasta la médula pero que sacan la sonrisa. Y como buena película de acción noventera no abusa de los efectos especiales. ¡Y hasta Stallone y Bullock tienen química!

¿Por qué he tardado tanto en ver la película? ¿Por qué nunca nadie me la ha recomendado como entretenimiento? Sea como fuere, lo digo con convencimiento, “Demolition Man” es entretenida, interesante y muy recomendable para pasar dos buenas horas frente a la pantalla.

Poster de El Secreto de sus Ojos

País: Argentina, España.
Año: 2009.
Director: Juan José Campanella.
Guión: Eduardo Sacheri, Juan José Campanella.
Reparto: Ricardo Darín, Soledad Villamil, Guillermo Francella, Pablo Rago, Javier Godino, Rudy Romano, Mario Alarcón, José Luis Gioia, Carla Quevedo.
Duración: 124 minutos.

Benjamín Expósito (Ricardo Darín) trabajaba como perito mercantil en un juzgado de Argentina. Años después de jubilarse vuelve para ver a su amiga Irene Menéndez Hastings (Soledad Villamil), quien fue su supervisora y quien le gustaba desde el primer momento en que la vio.

Benjamín le habla de una novela que está escribiendo sobre un caso que llevaron junto al que fuera compañero de él, Pablo Sandoval (Guillermo Francella), veinticinco años atrás, un caso en el que una joven llamada Liliana Coloto (Carla Quevedo) fue violada y asesinada dejando a su marido Ricardo Morales (Pablo Rago) esperando al principal sospechoso del crimen durante años en estaciones y con la promesa de Benjamín de atrapar al tipo.

Ricardo Darín y Pablo Rago en El Secreto de sus Ojos

Basada en la novela “La Pregunta de sus Ojos” de Eduardo Sacheri, “El Secreto de sus Ojos” es un buen thriller que se sigue con interés desde su inicio y que tiene algunos giros y sorpresas a lo largo del metraje. Muy buen trabajo de los actores, en especial del cuarteto protagonista, es decir, Darín, Villamil, Francella y Rago, quienes hacen muy creíbles sus personajes dando más humanidad a la historia.

El caso está narrado mediante flashbacks que tienen escenas muy efectivas como la que sucede en un estadio o la amenaza sin palabra alguna en el ascensor, y el tempo real se centra en la relación entre Benjamín e Irene, cuya historia de amor podría haber sido grande a los ojos de ambos, pero que nunca se dio por diversas circunstancias.

Fotograma de El Secreto de sus Ojos

“El Secreto de sus Ojos” fue galardonada en 2010 con el Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa y lo cierto es que es un filme muy recomendable. Por ponerle un pero ese sería que para mí le sobran unos minutillos pero la historia es lo suficientemente buena para perdonar que tenga algo más de metraje del que debería. Además, aunque sea de intriga y haya drama, obviamente, el guión es muy bueno y tiene varios toques de humor que se agradecen mucho.

Muy recomendable.

Poster de Trainspotting

Título original: Trainspotting.
País: Reino Unido.
Año: 1996.
Director: Danny Boyle.
Guión: John Hodge.
Reparto: Ewan McGregor, Jonny Lee Miller, Ewen Bremner, Robert Carlyle, Kevin McKidd, Kelly Macdonald, James Cosmo, Eileen, Nicholas, Peter Mullan, Susan Vidler, Pauline Lynch, Shirley Henderson, Irvine Welsh.
Duración: 90 minutos.

“Elige la vida. Elige un trabajo. Elige una casa. Elige un seguro dental, ropa para el tiempo libre y un equipaje que combine. Elige tu futuro. Pero ¿por qué querría alguien hacer algo como eso?”. Es lo que se pregunta Mark Renton (Ewan McGregor), un chico cuya mayor afición es meterse chutes de heroína en compañía de sus amigos Spud (Ewen Bremner) y Sick Boy (Jonny Lee Miller) en un apartamento de mala muerte de Edimburgo, Escocia. aunque también le gusta ir con ellos y sus otros dos amigos, Tommy (Kevin McKidd) y Begbie (Robert Carlyle) a tomar cervezas y a la discoteca.Ewan McGregor en Trainspotting

Renton trata de desintoxicarse sin ayuda alguna, pero siempre lo deja para después de su último chute. También acaba haciendo chanchullos con todos menos con Tommy que es el más formal del grupo e incluso se acostará con una menor de edad que le querrá chantajear.

La vida de Mark no es fácil aunque cuando se droga es lo mejor que le pasa. Pero varios acontecimientos hacen que Mark empiece a ver otro futuro lejos de la heroína y de sus amigos.

“Trainspotting” se basa en la novela del mismo título de Irvine Welsh, quien aparece también en el filme, y está muy bien dirigida por Danny Boyle cuyas películas no suelen ser convencionales, ni por argumento ni por algunos planos y secuencias que realiza.

Fotograma de Trainspotting

El reparto está muy bien pero sobresale Ewan McGregor, el protagonista, que hace un gran trabajo en especial en esa escena en la que tiene pesadillas a cuenta del mono. La película tiene una duración corta pero en realidad no necesita más. Va directa al grano de lo que nos quiere contar y se ve con interés de principio a fin. Hay tres escenas bastante desagradables pero la verdad es que está muy bien.

Recomendable.

Poster de Camino al Paraíso

 Título original: Paradise Road.
País: Australia, Estados Unidos.
Año: 1997.
Director: Bruce Beresford.
Guión: Bruce Beresford.
Reparto: Glenn Close, Cate Blanchett, Jennifer Ehle, Pauline Collins, Julianna Margulies, Frances McDormand, wendy Hughes, Johanna Ter Steege, Elizabeth Spriggs, Pamela Rabe, Clyde Kusatsu, Stan Egi, David Chung, Sab Shimono.
Duración: 122 minutos.

Malasia, 1942. Un grupo de occidentales tanto de Europa como de Australia y de Estados Unidos deben irse cuando los japoneses están a punto de hacerse con el lugar. Los hombres van a luchar mientras que las mujeres y los niños son enviados en un barco. Pero los japoneses lo atacan y acaban haciéndolas prisioneras, junto a los críos, en un campo de concentración en Sumatra.

Fotograma de Camino al Paraíso

Con el terrible capitán Tanaka (Stan Egi) al mando y su lugarteniente el sargento Tomiashi (Clyde Kusatsu) dispuesto a dar con la vara a quien se pase de la raya, el grupo de mujeres tratará de sobrevivir con la esperanza de que la Gran Guerra acabe pronto y de que las liberen.

Adrienne Pargiter (Glenn Close) tendrá la idea de hacer una orquesta de voces para al menos ocupar el tiempo libre en algo que les llene y junto con Daisy Drummond (Pauline Collins) lo organizará todo a pesar de que los japoneses pueden tomar represalias, pero muchas de las mujeres se animan a participar en él.

Glenn Close, Johanna Ter Steege y Pauline Collins en Camino al Paraíso

Basada en una historia real narrada a partir de los diarios de Betty Jeffrey, “Camino al Paraíso” cuenta las condiciones en las que vivían las mujeres concentradas en la isla, cómo las trataban sus captores, los trabajos que tenían que hacer y cómo su valentía ante todo y ganas de vivir. Pero también se ve la vergüenza de quienes las retuvieron de esa manera y el arrepentimiento.

Es una buena película con un buen reparto que muestra una historia que desconocía y que me ha parecido muy interesante. Los libros de historia se quedan cortos respecto a lo que nos cuentan pero ahí está el séptimo arte para llenar huecos y presentarnos historias como “Camino al Paraíso”, un filme disfrutable de principio a fin con su drama pero también con sus toques de humor y alguna que otra sorpresa.

Frances McDormand y Cate Blanchett en Camino al Paraíso

Muy recomendable.

Poster Superagente 86

Título original: Get Smart.
País: Estados Unidos.
Año: 2008.
Director: Peter Segal.
Guión: Tom J. Astle, Matt Ember.
Reparto: Steve Carell, Anne Hathaway, Alan Arkin, Dwayne Johnson, Terence Stamp, Terry Crews, David Koechner, Masi Oka, Nate Torrence, Ken Davitian, Dalip Singh, David S. Lee, James Caan.
Duración: 110 minutos.

Maxwell Smart (Steve Carell) trabaja como analista en una agencia del gobierno estadounidense llamada Control. Max quiere ser agente de campo pero no le dejan, hasta que se convierte en el Agente 86 emparejado con la Agente 99 (Anne Hathaway) por orden de su jefe (Alan Arkin) cuando las identidades de los demás agentes quedan al descubierto.

Fotograma de Superagente 86

Tendrán que viajar a Rusia para atrapar a Krstic (David S. Lee) quien parece que tiene algo que ver con las armas nucleares y tratarán de dar caza a quien se encarga de todo, Siegfried (Terence Stamp) para que los malos del grupo KAOS no se salgan con la suya, teniendo en cuenta de que descubren que hay un agente doble en Control.

Steve Carell con el zapatófono en Superagente 86

En clave de absurda comedia, de esa que te plantea si puede hacer que alguien se ría, “Superagente 86″ es un remake de la serie que entre 1965 y 1970 protagonizaron Don Adams y Barbara Feldon y que es un clásico de la pequeña pantalla, de cuya existencia sé pero de la que quitando la intro con esa absorción del protagonista por una cabina y su zapatófono no tengo memoria alguna.

En Hollywood les dio por hacer remakes de series de los sesenta, setenta y ochenta y resultaron todos innecesarios porque más que homenajes son parodias en las que los personajes se caricaturizan por lo general. “Superagente 86″ es un mal filme que no aporta nada ni a la comedia ni a la acción donde su mayor virtud reside en toda la escena de la avioneta pilotada por Los Ángeles donde al menos Alan Arkin puede lucirse un poco, sin pasarse tampoco.

Anne Hathaway y Steve Carell en Superagente 86

Prescindible y olvidable, la película se hace hasta larga. Mala no, peor.

Poster de Tiro Mortal

 Título original: Killshot.
País: Estados Unidos.
Año: 2008.
Director: John Madden.
Guión: Hossein Amini.
Reparto: Mickey Rourke, Diane Lane, Thomas Jane, Joseph Gordon-Levitt, Rosario Dawson, Lois Smith, Aldred Wesley Montoya, Hal Holbrook, Don McManus.
Duración: 95 minutos.

Armand Degas (Mickey Rourke), alias “Mirlo”, es un asesino a sueldo que decide retirarse. Le piden que haga un último trabajo pero acaba escondiéndose de la mafia canadiense. Conoce a un joven ladrón de poca monta llamado Richie Nix (Joseph Gordon-Levitt) al que decide ayudar. Richie pide dinero al director de una inmobiliaria para que sus casas vacías no sufran desperfectos pero cuando va junto con Armand a por su dinero, los Colson entran en acción.

Los Colson no son otros que Wayne (Thomas Jane) y Carmen (Diane Lane), un matrimonio que está en trámite de separación y que acaban como testigos protegidos del FBI, ya que están convencidos de que Armand y Richie volverán a por ellos.

Diane Lane y Thomas Jane en Tiro Mortal

Y es que Armand es de los que no se dejan un cabo suelto porque saben que por uno pueden acabar muy mal, y Richie se vuelve cada vez más violento. Pero Mirlo es muy listo y sabrá cómo acechar a su presa una vez más.

“Tiro Mortal” se basa en la novela del mismo título de uno de los novelistas que más veces han visto adaptadas sus novelas a la gran pantalla, Elmore Leonard, fallecido en agosto de 2013. No sé cómo será el libro pero como película “Tiro Mortal” presenta una intriga muy floja.

No solamente se desarrolla la historia principal, sino que tanto en un bando como en otro hay otras tramas. Por un lado Armand se convierte en la figura paternal de Richie porque lo era con sus hermanos; por otro los Colson no acaban de decidirse si quieren separarse o pueden arreglar lo suyo. Y en medio esa búsqueda de los matones para dar con los testigos protegidos, que deja una muy pobre imagen del trabajo del FBI.

Mickey Rourke en Tiro Mortal

El final me gustó porque veía venir cómo podría acabar la historia, y acerté de pleno. A veces lo previsible no está de más, todo sea dicho. Me esperaba algo más de “Tiro Mortal” que es un filme prescindible que no aporta nada al género y cuyo guión peca de frases estúpidas.