Dunkerque: Soldados asediados esperando un difícil rescate

Poster de Dunquerke

Título original: Dunkirk.
País: Reino Unido, Holanda, Francia, Estados Unidos.
Año: 2017.
Director: Christopher Nolan.
Guión: Christopher Nolan.
Reparto: Fionn Whitehead, Aneurin Barnard, Mark Rylance, Tom Glynn-Carney, Barry Keoghan, Tom Hardy, Kenneth Branagh, Jack Lowden, James D’Arcy, Cillian Murphy, Harry Styles, John Nolan.
Duración: 105 minutos.

En 1940 los soldados nazis arrinconaron a los aliados en la localidad francesa de Dunkerque, ciudad a tan solo diez kilómetros de la frontera Belga y desde cuyo espolón alguno decía ver su querida patria inglesa. Los soldados británicos y franceses tenían que ser evacuados pero los nazis les daban duro, especialmente por aire y mar, ya que sus aviones y submarinos merodeaban por allí.

Fotograma de Dunquerke

En la playa cientos de aliados caían, en el espolón muchos esperaban a que un barco les rescatara y cruzase los kilómetros que separaban la costa francesa de la inglesa y en el mar valientes ciudadanos de a pie no dudaron en escuchar la llamada de quienes les pidieron utilizar sus embarcaciones de pesca o recreo para ir a rescatar a quienes les estaban defendiendo.

En “Dunkerque” Christopher Nolan nos lleva a la batalla empezando con un puñado de soldados en las calles de Dunkerque para centrarse en quien consigue llegar a la orilla, un joven de nombre Tommy (Fionn Whitehead) que solo quiere llegar a casa, y seguir sus vicisitudes, que no son pocas durante la operación; también nos planta en el aire con un escuadrón de tres pilotos liderado por un tal Farrier (Tom Hardy) que lo dan todo por evitar que los aviadores alemanes masacren a quienes aguardan su rescate; y al mar, principalmente al barco de un británico, el señor Dawson (Mark Rylance), quien se embarca junto a su joven hijo y otro joven amigo de este para sacar de Dunkerque a todos cuantos quepan en su barco.

Soldados en Dunkerque

Nolan no duda dos veces en romper la línea temporal varias veces (algunas spoileando lo que se iba a ver a continuación) para mostrarnos lo que quiere contarnos, y no solo por esa ruptura me parece que Dunkerque” no es una película bélica al uso, sino también por la falta del enemigo porque importa más lo que se oye, lo que planea o lo que surca el agua a gran velocidad que una cara contra la que luchar. Tiene su dosis de patriotismo británico el filme, pero algo que me ha gustado mucho y que tampoco los filmes bélicos suelen tener en su mayoría es la crítica que hace. Crítica a cómo los aliados luchaban juntos pero a la hora de ser rescatados unos (los británicos) estaban por encima de los otros (los franceses), al igual que el peso de los rangos en los batallones de un mismo país; también cómo el gobierno de Winston Churchill no envió demasiados efectivos para el rescate a pesar de que todos esos soldados luego serían enviados a otros frentes ya que los necesitaban para plantar cara a unos nazis que avanzaban peligrosamente; y un recadito para “el nuevo mundo” al final del metraje en declaraciones del propio Churchill, ya que no movieron ni un dedo hasta que no les atacaron personalmente año y medio más tarde de lo sucedido en Dunkerque.

Mark Rylance y Cillian Murphy en Dunkerque

Quitando que en los planos aéreos juraría haber visto edificios que no eran de la época y que la playa donde se desarrolla parte de la acción me parecía más moderna de lo que debiera, pocos peros se le pueden poner a “Dunkerque” que, no me parece un peliculón de esos que te dejan con la boca abierta o con ganas de volver a ver inmediatamente, pero que está muy bien hecha, que va directa al meollo de la situación poniéndonos en contexto con apenas cuatro frases y que resulta trepidante por su ritmo y por la muy buena música de Hans Zimmer acompañando a sus planos, así como estremecedora en ocasiones, especialmente en esas secuencias de ataque en la que los soldados no pueden hacer nada más que echar su cuerpo a tierra esperando tener suerte. Recomendable.

Anuncios