Infierno Blanco, una aventura de lo más previsible

Poster de Ingierno Blanco 2011

Título original: The Grey.
País: Estados Unidos.
Año: 2011.
Director: Joe Carnahan.
Guión: Joe Carnahan, Ian Mackenzie Jeffers.
Reparto: Liam Neeson, Dermot Mulroney, Frank Grillo, Dallas Roberts, Joe Anderson, Nonso Anozie, Ben Bray, James Badge Dale.
Duración: 117 minutos.

Un grupo de trabajadores de una compañía petrolera tienen un accidente de avión cuando parten de Alaska. Siete de los pasajeros sobreviven al choque y al frente del grupo se pone un hombre, Ottway (Liam Neeson), al que la compañía contrató como asesino a sueldo… de lobos para que protegiera a los trabajadores mientras hacían sus tareas.

Por si el frío y algunas heridas no son poco, el grupo tiene que evitar que los grandes y salvajes lobos los devoren y poco a poco el grupo se va viendo mermado porque sí, los lobos son muy listos.

Fotograma de Infierno Blanco

Basado en un relato corto de Ian Mackenzie Jeffers, coguionista del filme, llamado “Ghost Walker” (Caminante Fantasma), “Infierno Blanco” es de lo más previsible, tanto que aburre porque como espectador te adelantas una y otra vez a la acción. El rollo psicológico del protagonista no cala pero mucho peor es que se use música triste para esos momentos de muerte que, sinceramente, dan muy igual porque los personajes son tan planos que no saber nada de ellos hace que no sientas ni frío ni calor con lo que les sucede. Si hubiese momentos de gran dramatismo todavía, pero es que no los hay.

En definitiva, “Infierno Blanco” me parece una película muy convencional, aburrida porque la historia de original tiene poco (o nada) y en la que no creo que haya nada a destacar (ni Liam Neeson). Totalmente pasable.