Mi Novio es un Ladrón: Una película mala malísima

Poster de Mi Novio es un Ladrón

Título original: My Mom’s New Boyfriend.
País: Alemania, Estados Unidos.
Año: 2008.
Director: George Gallo.
Guión: George Gallo.
Reparto: Meg Ryan, Colin Hanks, Antonio Banderas, Selma Blair, Enrico Colantoni, Keith David, John Valdetero, Trevor Morgan, Eli Danker, Tom Adams.
Duración: 97 minutos.

Cuando Henry Durand (Colin Hanks), regresa de una misión secreta del FBI tras tres años fuera de casa, vuelve al hogar que comparte con su madre Martha (Meg Ryan) en Lousiana. Él pretendía sorprender a su madre presentándole a su prometida Emily (Selma Blair) pero la sorpresa se la acaba llevando él, y es que ella ha cambiado tanto física como mentalmente dejando de ser la aburrida y dejada ama de casa Martha para convertirse en la juerguista y promiscua Marty.

La promiscuidad de su madre no la lleva Henry nada bien pero las cosas van a peor cuando conocen a Tommy (Antonio Banderas) del que Marty se enamora, pareciendo mutuo el sentimiento, quien está buscado por ser presuntamente el cabecilla de una banda de ladrones. Y digo que la cosa se complica porque el jefe de Henry le nombra líder del operativo para atrapar a Tommy, lo que implica que no le cuente nada de la operación si a su madre ni a su novia y que tenga que seguirles y escucharles.

Reparto de Mi Novio es un Ladrón

El trailer pintaba bastante mejor de lo que es “Mi Novio es un Ladrón” una película mala malísima tanto por su contenido como por su continente y es que hay planos en los que se corta a los actores así porque sí incluso cuando están hablando.

El guión es malo, Meg Ryan parece que está colocada todo el rato, el personaje de Colin Hanks es muy pesado y encima hay un cocinero (Enrico Colantoni) que sale un montón de veces a lo largo de la película, ¡incluso en los créditos!, gritando para que Marty vuelva con él.

Mala, mala, mala. Huir de esta película como de la peste, ya la he sufrido yo. Infumable.