Adiós a Philip Seymour Hoffman, un grande de nuestro tiempo

El actor Philip Seymour Hoffman

 

Ayer por la tarde me enteré mirando el timeline de Twitter de una noticia inesperada y lo primero que pensé fue que ojalá fuera uno de esos rumores estúpidos que corren de vez en cuando pero lo cierto es que no, era cierto.

Ayer por la tarde me enteré de que uno de los grandes actores de nuestro tiempo, un tipo camaleónico que llenaba la pantalla con cada uno de los personajes que interpretaba murió. Philip Seymour Hoffman fue encontrado muerto en un apartamento de Manhattan y según dicen por una sobredosis de heroína. Que la droga es muy mala lo sabemos todos, pero por muchas personas que se haya llevado, lo sigue haciendo.

Philip Seymour Hoffman tenía solamente 46 años pero una prolífica carrera que comenzó en 1991 con una participación en la serie “Ley y Orden” (Law & Order). En los noventa apareció en filmes como “Cuando un Hombre Ama a una Mujer” (When a Man Loves a Woman), “Twister”, “Boogie Nights”, “El Gran Lebowski” (The Big Lebowsky), “Nadie es Perfecto” (Flawless), “Magnolia” o “El talento de Mr. Ripley” (The Talented Mr. Ripley).

Y llegó el nuevo siglo y con él empezaron las interpretaciones de enmarcar. “State and Main” dio paso a “Casi Famosos”, después llegaron “El Dragón Rojo” (The Red Dragon) y “Cold Mountain” y en 2005 se metió en la piel del escritor Truman Capote en el filme “Capote” donde estuvo inmenso, tanto que Philip se llevó el Oscar al Mejor Actor, el Globo de Oro y el BAFTA, entre muchos otros premios, por su interpretación.

Después de eso vendrían, entre otras, “Antes que el Diablo Sepa que has Muerto” (Before the Devil Knows you’re Dead), “La Guerra de Charlie Wilson” (Charlie Wilson’s War), “La Duda” (Doubt), “Radio Encubierta” (The Boat that Rocked), “Moneyball” o “The Master”. Su último filme acabado es “A Most Wanted Man” y estaba filmando la última entrega de “Los Juegos del Hambre” (The Hunger Games) y una serie para Showtime.

Con innumerables nominaciones a Oscars, Globos de Oro, BAFTA’s y otros premios, películas muy interesantes e interpretaciones de enmarcar se nos ha ido Philip Seymour Hoffman, un gran actor, un tipo que me caía muy bien y que llenaba la pantalla con su sola presencia. Siempre recordaré la primera vez que le vi haciendo de travesti en “Nadie es Perfecto”, en un mano a mano interpretativo con Robert De Niro. Le recordaré mucho por ese papel, pero también por el de Lester Bangs en “Casi Famosos”, Capote o el cura de “La Duda”.

Descansa en paz, Philip, los cinéfilos estamos de luto.