Haunter: El Día de la Marmota en una casa encantada

Poster de Haunter

Título original: Haunter.
País: 
Canadá, Francia.
Año: 2013.
Director: Vincenzo Natali.
Guión: Brian King.
Reparto: Abigail Breslin, Peter Outerbridge, Michelle Nolden, Stephen McHattie, Peter DaCunha, Eleanor Zichy, David Hewlett, Sarah Manninen, David Knoll.
Duración: 97 minutos.

Lisa (Abigail Breslin) está sufriendo un Día de la Marmota en toda regla, es decir, vive atrapada en el tiempo un día antes de su decimosexto cumpleaños y sin que la dejen salir porque una espesa niebla rodea su casa y su barrio, tan espesa que ni los teléfonos funcionan.

Pero Lisa empieza a sospechar que tal vez su cumpleaños nunca vaya a llegar, y ver un espíritu y recibir amenazas de un misterioso hombre (Stephen McHattie) no le ayuda a tranquilizarse. Y tras enterarse de que ella y su familia están muertos, tratará no solo de hacer que ellos se den cuenta sino también de que lo que a ellos y a muchos otros les pasó no les vuelva a suceder mandando al infierno a un asesino en serie que empezó su carrera criminal en la casa de Lisa y su familia.

Fotograma de Haunter

Hay que agradecerle a “Haunter” ese giro que le da al género de las casas encantadas descubriendo al espectador que la protagonista y su familia están muertos, pero lo cierto es que como película es más bien mala. Las hay peores, sí, pero esta me parece a mí algo pretenciosa y para nada consigue mantener el interés que despierta al inicio y que tal vez se va diluyendo a medida de las repeticiones de las que abusa, con los mismos planos básicamente, que para qué cambiar.

Miedo no da, ni siquiera susto porque las escenas que podían serlo no están ni siquiera bien realizadas. Intriga tiene una pizca pero al final lo que “Haunter” nos cuenta es una historia paranormal con espíritus mezclada con una historia de un asesino en serie cuyo final es bastante chapucero.

Abigail Breslin en Haunter

Totalmente prescindible, porque aunque Abigail Breslin lo intenta, su repertorio de caras de susto no hacen que la película resulte ni interesante. Por cierto, el sonido estaba fatal lo que también contribuyó a que los espectadores que la vimos en FANT nos saliéramos más del filme.