El Padrino, grande Marlon Brando

Título Original: The Godfather.
Año: 1972.
Nacionalidad: EE.UU.
Director: Francis Ford Coppola.
Guión: Francis Ford Coppola, Mario Puzo.
Reparto: Marlon Brando, Al Pacino, James Caan, Robert Duvall, Richard Castellano, Diane Keaton, ABe Vigoda, Talia Shire, Gianni Russo, John Cazale.
Duración: 168 minutos.

Hace años mi tio me regaló una cinta en VHS que dio el periódico El País y que él, al no tener video, no podía ver. Se trataba de “El Padrino Épico Parte 1”, un montaje que en esa cinta mezclaba cosas de las dos primeras partes de la película sobre la novela de Mario Puzo. Ya era hora de ponerme en serio a ver la trilogía y he empezado, como no, por la primera entrega de la misma, “El Padrino” a secas.

Francis Ford Coppola dirigió magistralmente el filme basado en la novela de Puzo que co-escribió su guión con el propio director. La escena inicial es toda una declaración de intenciones ya que un hombre va a pedirle al “Padrino” Vito Corleone (Marlon Brando) que haga daño a cierta persona. La conversación entre ambos hombres es de esas sin desperdicio que se deben escuchar con mucha atención y que nos dice la clase de hombre que es el señor Corleone, un mafioso en toda regla.

En la familia Corleone las mujeres se dedican a sus labores, pero los hombres están en el negocio, entendiéndose por este el negocio del crimen. Parece que uno delos vástagos de Corleone, Michael (Al Pacino), es el único que no quiere entrar en el negocio yendo incluso a luchar a la guerra donde se convierte en un héroe. Pero claro, donde hay mafiosos no puede haber solo una banda por lo que en un momento del filme, en venganza por algo que los Corleone no quisieron hacer, algo pasa con el “Padrino” lo que hará que Michael al final se vea envuelto en una venganza que le hará dejar a su novia Kay (Diane Keaton) bastante plantada.

Lo que parecía más una historia centrada en la figura de Vito Corleone nos muestra el ascenso de este para convertirse en el sucesor de su padre.

Aparte de Marlon Brando que se sale en su papel (es recomendable ver su interpretación original), destacan Al Pacino que se pasa todo el filme con una mirada penetrante e inquietante según mi parecer, james Caan como Sonny, otro de los hijos de Vito, y Robert Duvall como Tom Hagen, el consejero de la familia.

En las más de dos horas y media de metraje se ven las relaciones entre los miembros de la familia y la importancia de la misma, algunas costumbres italianas como la boda con la que empieza casi el filme, y tiros, muchos tiros porque los mafiosos italoamericanos no se andasn con chiquitas en eso de gastar balas para matar y rematar al rival.

Para mí, a la película le sobra media hora porque hay varios momentos en los que se hace algo pesada, y creo que deja algunos hilos sin atar entre escenas que no ocurren en el mismo año, pero es una película muy buena tanto por interpretación del reparto como por guión y realización. Todo un clásico.